El aumento en el costo de los permisos de construcción, nuevas tasas de servicios en entidades públicas y la mano de obra más cara explican gran parte del incremento en los precios de venta de los inmuebles.

La gremial de empresas constructoras en Panamá asegura que los precios de las viviendas, comercios y apartamentos son tan elevados que en muchos casos los compradores no pueden pagarlos. El aumento, aseguran, no se debe a incrementos en el costo de materiales de construcción, sino al aumento en el costo de trámites, como los permisos de construcción, al alza en las tasas de interés para préstamos y a la eliminación de algunos subsidios.

Según Iván De Icaza, presidente de la Cámara Panameña de la Construcción (Capac), a los mencionados se suma «… la demora en el pago de contratistas del Estado, los costos de la mano de obra y la demora en el pago de subsidio de interés preferencial a los bancos.»

Además, reclaman los constructores, se han aprobado «… legislaciones inconvenientes o contrarias, que lejos de incentivar la industria, lo que hacen es recargar los costos de la construcción.»

«… Evidentemente, según Icaza, la construcción no cuenta con una situación favorable, porque hay inventario terminado, tanto comercial y residencial, pero los precios de ventas se mantienen o bajan, mientras que los precios de construcción siguen en aumento.»